Internacional, Jueves 16 de febrero de 2017

Corey y Eric se ayudaron mutuamente a cambiar de género. Son protagonistas de la última edición de la revista National Geographic.

 

En enero, Corey Maison pratogonizó la edición de National Geographic que por primera vez ponía a un trans en su tapa y trataba la cuestión del género, los nuevos tipos de familias y de identidades del siglo XXI.

Corey nació hace 14 años como chico, pero pronto se dio cuenta que se sentía incómodo en su cuerpo. Comenzó a vestirse como sus hermanas y se dejó el pelo largo. En lugar de oponerse, su entorno acompañó su transformación, que duró unos tres años: de hecho, fue su mamá la que le regaló la primera caja de estrógenos para comenzar su proceso de hormonización.

“No puedo creer lo lejos que he llegado en menos de 4 años. Solía ocultarme detrás de una sonrisa falsa, pero ahora todas mis sonrisas son genuinas. Se siente tan bien ser yo misma, y se siente aún mejor amarme!”, escribió en su Instragram.

Pero la historia de la familia Maison no termina acá, porque en 2015 Erica, la madre de Corey, confesó que se sentía varón, que toda la vida lo había sentido. “Era un secreto horrible que le escondía a mi familia”, dijo.

Fue Corey quien ayudó esta vez a su madre a salir del clóset y convertirse en Eric, tal como cuenta el artículo de National Geographic. La testorena ayudó en el proceso que se completará en febrero de este año con una operación de busto.