Goya, Tuesday 4 de May de 2021

Este domingo Unión de Santa Fe venció a un diezmado Defensa y Justicia 1-0 en Florencio Varela e ingresó en zona de clasificación para los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional.

El equipo del Vasco Azconzábal consiguió una trabajada victoria con gol del goyano Kevin Zenón a los 39 minutos del segundo tiempo.
Este lunes, comentó su sensación por el trascendental momento anímico y deportivo que está viviendo el joven deportista salido de la cantera del Club San Ramón.
“Una felicidad muy grande, cuando la pelota pegó en el travesaño no sabía si había entrado, y bueno, la emoción de poder convertir un gol y cumplir tu sueño fue algo muy lindo” dijo.
“Además, veníamos con el tema de que necesitábamos ganar si o si para estar ahí, entre los mejores cuatro, y bueno justo me toco convertir, justo ayer y es una alegría muy grande, una felicidad que de chiquito uno sueña: llegar a primera y hoy me tocó concretar el gol de mi sueño”.
Kevin Zenón, antes de que surgiera la posibilidad de ir a Santa Fe estaba jugando en el club San Ramón de Goya. De esa convocatoria para jugar en el Tatengue ya pasaron tres años.
“Cuando llegó la convocatoria lo tomé lo más tranquilo posible, mi familia me apoyó mucho, me dijo que vaya porque era algo que yo siempre había querido, sobre todo porque me había ido a probar a varios clubes”.
Jugar en el centenario equipo santafesino “fue una nueva experiencia, mucha felicidad porque es lo que siempre quise, jugar en un club de primera y la verdad que al principio era todo lindo, las instalaciones del club, las pensiones, estuve un año en una pensión y luego las cosas comienzan a complicarse”, dijo al empezar a extrañar los afectos y el duro régimen de convivencia del club.
En este sentido, agradeció a su familia y amigo que lo apoyaron en esta primera etapa “cuando quería largarlo todo”.
Actualmente vive más cómodo en un departamento hace ya dos años. Zenón lleva la casaca 34 en su espalda y es la que le dieron en el club. “El técnico –Azconzával- me pide que encare, que le pegue al arco, que sostenga la pelota”.
Al final de la entrevista, se definió como un jugador de fe y humildad, tratando de tomarse la vida normal, sin presiones y encarar lo más tranquilo posible cada partido.